Consejos para prevenir lesiones de invierno en niños

Consejos para prevenir lesiones de invierno en ni os
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en G+

Las actividades físicas deben realizarse adecuadamente para evitar inconvenientes que lleven a una incapacidad total o parcial. Por lo que en https://www.deportescaneda.com te damos algunos consejos para prevenir lesiones de invierno en niños. Sigue estos consejos de tu tienda online de ropa deportiva para que disfruten de la próxima temporada sin problemas.

Beneficios de la actividad física

Mantener activo a los niños trae diversos beneficios para su desarrollo, hace que se mantenga sano y físicamente ágil. Contribuye a la maduración de su sistema músculo-esquelético y las habilidades psicomotoras. El deporte les enseña a tener disciplina.

En la edad escolar es conveniente que se ejercite con juegos espontáneos. En la edad preescolar la educación física se enfoca en la diversión sin competencia. Es a los seis años cuando el niño está preparado para participar en deportes organizados y en competencias.

Esto debido a que ya son capaces de seguir instrucciones, entender y aplicar el concepto de trabajo. El practicar deporte en equipo los hace socializar fácilmente, se sienten parte del grupo y se refuerza su autoestima.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que cada niño se desarrolla a un ritmo diferente. No solo el peso, la edad y la estatura determinan si está listo para la práctica deportiva, sino también su madurez psicológica. Es importante no forzar al niño si no está preparado en estas dos áreas. Deja que exprese si le interesa participar, porque para ellos solo es una forma de diversión.

Riesgo de lesiones

Todos los deportes producen lesiones, también existen riesgos por deportes de invierno. Mientras más contacto tenga, mayor es la posibilidad de que ocurra algún choque que lleve a una contusión, generalmente sin pérdida de conciencia. Pero, la mayoría de las lesiones se producen en las partes blandas, solo el 5 % están relacionadas a fractura de huesos.

En los niños son más susceptibles las áreas en donde crecen los huesos hasta la pubertad. Las más comunes son las torceduras que involucran los ligamentos, los esguinces que se relacionan con las lesiones en los músculos. Se quejan de sobrecarga.

En muchos casos las dolencias son provocadas por el exceso de actividad o movimientos repetitivos. Esto genera tensión en las articulaciones, tendones, hueso y músculos que los lleva a resentirse. También interviene el hecho de que tienen menos coordinación, lo que limita su tiempo de reacción, menor peso, fuerza y agresividad.

Tampoco miden el riesgo que tiene cada deporte, esto trae como consecuencia que uno de cada tres niños pierda sus prácticas por lesiones de consideración. Más del 60 % se producen en las jornadas de entrenamiento. El ciclismo, baloncesto, fútbol y deportes sobre ruedas tienen la mayor cantidad de bajas por lesiones físicas.

riesgo de lesiones

Consejos para prevenir lesiones de invierno en niños

El primer paso para evitar lesiones es calentar antes de realizar cualquier actividad física, se adecúa la musculatura para aguantar un esfuerzo mayor. Ayuda a aumentar la flexibilidad de ligamentos, músculos y al crecimiento equilibrado.

Pero antes que eso es importante que los padres lleven al niño a realizarse exámenes médicos para estar seguros que no hay ningún impedimento para jugar.

El uso de equipos adecuados es otro punto vital. El equipo de protección tiene que contar con casco, almohadillas protectoras para cuello, hombros, codos, pecho, rodillas y espinillas. Aparte de protectores bucales, copas y gafas.

Igualmente ayuda usar las técnicas apropiadas al deporte que practica y cumplir las reglas en cuanto a la seguridad. Así evitarán deslizamientos de cabeza y choques corporales. Las cargas de trabajo deben ser moderadas, el entrenamiento obligatoriamente tiene que estar adaptado a la edad.

Los periodos de descanso son importantes en el deporte infantil, esto reduce considerablemente las dolencias. Se recomienda una pausa de dos meses al año para evitar lesiones por sobre uso. Si hay dolor la actividad debe pararse totalmente.

Cuidar la hidratación del atleta garantiza su rápida recuperación. La regulación de la temperatura en los niños no es igual a la de los adultos. Esto pasa debido a que tienen menor capacidad de sudar, por lo que se eleva más rápido. También se deben cuidar algunos factores externos como las condiciones de las canchas donde jugarán.

Otras recomendaciones

En cada sesión se procura iniciar y terminar el ejercicio progresivamente para adecuar el aparato locomotor y la asimilación del trabajo. El calzado deportivo correcto minimiza la sobrecarga, ya que el pie del infante está en pleno crecimiento.

El control médico deportivo ayuda a detectar cualquier anomalía, sobre todo en el aparato locomotor y cardiovascular. En algunos casos la irritabilidad es un síntoma sobre entrenamiento. Si se sospecha de una lesión lleva al niño inmediatamente al médico para evaluarlo y no agravar la misma.

La comunicación con el entrenador refuerza las medidas de prevención. Solo él conoce a fondo las actividades del niño y es su supervisor. Para estar más seguros, los padres pueden escoger ligas o equipos que comprueben que están comprometidos con la seguridad de sus atletas.

Es fundamental que los infantes cuenten con el equipamiento correcto. Hay una amplia gama de ropa deportiva para niños, lo que hay que hacer es asegurarse que sea de su talla, y que los accesorios se ajusten bien.

Si el pequeño conoce cómo se practica el deporte que escogió, facilita la toma de medidas de seguridad. Una manera de que adquieran estos conocimientos es hacerlo participar en una clínica deportiva. De esta actividad saldrán preparados en los fundamentos básicos de la disciplina deportiva que le llame la atención. Aparte le enseñarán cómo prevenir lesiones.

Seguridad en los deportes de invierno

La velocidad depende donde se realiza la actividad deportiva, en hielo, nieve o montañas. Por ello es indispensable el uso de un casco específico para cada disciplina, estos reducen hasta un 50 % las lesiones mortales. Las opciones más populares son el esquí, patinaje y snowboard.

En los deportes de invierno es preferible que los niños tengan más de cuatro años. Que es el momento en el que tienen mayor control de sus movimientos y equilibrio. Asegúrense de que dispongan de protectores de muñecas, de codos y bucales.

Debes considerar que a pesar de ser invierno el protector solar es necesario, así como las gafas contra la luz ultravioleta y contra ventisca. El sol reflejado en la nieve daña la piel y causa daños en la vista.

La ropa y el calzado conveniente es el impermeable, porque los niños caerán en la nieve toda la jornada y de esta manera estarán secos.

Asimismo, es recomendable que lleven capas delgadas de ropa para asegurarse que no pasen frío y eviten una lesión por congelamiento. Al vestir en capas, la primera tendrá que ser transpirable. No colocarles bufanda, se corre peligro de que se enganchen o produzcan asfixia.

El equipamiento es similar al del adulto, y no está demás llevarle otro par de guantes y gorro. Si la jornada es larga la hidratación es esencial, así como darle de comer frutos secos para aportarles energía.

En los deportes invernales es más importante el calentamiento. Cinco minutos es suficiente para calentar el cuerpo y minimizar el riesgo de lesiones. A pesar de estas recomendaciones, lo mejor es recurrir a monitores profesionales para que les enseñen a los infantes las diferentes técnicas y cómo usar el equipo.

Practicar deportes de invierno al aire libre

Practicar deportes de invierno al aire libre es una buena alternativa para aprovechar el tiempo de descanso con los niños. Al tomar las precauciones necesarias les permite respirar aire puro y disfrutar con su familia de la naturaleza.

Es bueno alentar al niño a que se mantenga en movimiento para que genere calor corporal, sin perderlo de vista. La mayoría de las estaciones de esquí tienen áreas para ellos y allí pueden desarrollar las actividades sin la supervisión constante de los padres. Lo que les produce mayor seguridad.

Previo a la salida a la nieve es conveniente preparar a los niños con ejercicios aeróbicos y anaeróbicos. Programar jornadas en bicicletas, natación y saltos, así se reduce un 80 % las lesiones.

Primeros auxilios

Tomar medidas de prevención no garantiza 100 % que no haya lesiones. Por lo que se debe estar preparado para atender una emergencia. Hay que tener disponibles y a la mano cintas adhesivas y vendaje.

Si se presenta un traumatismo cerrado se colocan compresas frías en el área por 15 o 20 minutos. Luego se eleva la zona, se coloca un vendaje no adhesivo. Si es una luxación se debe acudir al médico para descartar fractura.

En caso de heridas abiertas se procede a desinfectar la zona con agua y jabón. Aplique desinfectante como agua oxigenada y cubra la herida con gasa. Si presenta una hemorragia importante, presione con un paño o gasa estéril hasta que llegue al hospital.

La recuperación es la clave

Al tener una dolencia lo primordial es la recuperación para no recaer. El tiempo de descanso disminuirá el dolor y se dará la curación en el lapso establecido para poder volver a la actividad.

En este punto es hay que considerar también el aspecto emocional. La presión de la competencia puede producir estrés en el niño y adolescente. Para evitarlo deben ser recompensados por el esfuerzo que hacen y no castigados o reprendidos por no ganar un juego o competencia.

Antes de considerar iniciar a algún miembro de la familia al deporte debes conocer esos consejos para prevenir lesiones de invierno en niños. Lo que te ayudará a mejorar su desempeño y evitar contratiempos.

Consejos para prevenir lesiones de invierno en niños infografia (1)

Fuente infografía

Últimas noticias